Soltar las riendas hacía tu libertad

En este articulo, te voy a escribir sobre algo que nos cuesta a todos en la mayoría, soltar una emoción, que de tal manera nos hacemos adictos esa emoción o pensamiento a tal punto de perder nuestro carril de donde estamos con nuestra vida, nos aferramos a ese algo o alguien tanto que luego nos ahogamos en decaída que puede traer consecuencias auto destructivas. Antes de continuar te recomiendo que pases por aquí La aceptación, es la comprensión de tu vida.

Aprendiendo a Soltar

Debemos soltar lo que ya no podemos sobrellevar, los lastres que se acumulan van haciéndose una montaña de rocas que después de soportar tanto peso termina siendo contraproducente y dañino si no nos hacemos consciente de ello.

En este desprendimiento se debe soltar, personas de la vida, cosas materiales con algún afecto de fondo, emociones negativas y pensamientos conflictivos, lo que soltemos dependerá de nosotros, no nos preocupemos porque no pasará lo que tenga que pasar, y lo que tenga que pasar pasará, independientemente de lo que hagamos seas consciente de ello o no.

Las proyecciones y la planificación son buenas si se sabe de ante mano que puede fallar o que pueden surgir imprevistos o sorpresas en el trayecto.

Nuestras decisiones son algo indispensable, necesitamos a aprender a decidir y asumir nuestras decisiones que fueron premeditadas al momento de ser gestionadas para tomar acción sobre nuestra vida.

Una persona que comprende su vida, sin preocuparse o sin sufrir, comprende que existe unas leyes llamadas de correspondencia causa, efecto y afinidad, que en la medida genere en su interior paz.

Esto es la abundancia y el amor incondicional del propio ser, su verdadero estado natural, en cual se deja abrir a la vida para que esta la viva, lleno de gozo y disfrute del momento presente, que se expande hacía los demás de forma confiable y amorosa.

Soltar Pérdidas

Te cuento una experiencia personal, hace 5 años me ha tocado vivir una experiencia que tuve que aceptar y trascender.

Quiero aclarar que cada individuo tiene un proceso diferente de aceptación y un trabajo de resiliencia, cada individuo debe afrontar en sí su propia experiencia vital, desde el punto que le haya tocado vivirlo.

Cada individuo porta en si diferentes programas que ante el hecho es o no un suceso que deba de hacer consciente para poder comprender su interior con el fin de obtener sabiduría a su vida, la aceptación e ir soltando es el comienzo de esta sabiduría.

Una pérdida de un Ser amado en sí es algo complicado de aceptar para muchos, pero es nuestra responsabilidad soltar a ese Ser que físicamente ya no está presente, para poder comprender lo que la vida quiere que comprendamos.

Cuando un ser querido se va nos deja una marca, lo lloramos, pero no lloramos por ese ser sino por nosotros mismos, por todo lo que no pudimos conversar, compartir momentos, abrazarse, y miles de cosas más. Donde uno sabe que ese ser nos pudo haber aportado mucho en vida, pero también nos puede aportar en su ida. Siempre es un reencuentro con uno mismo.

En mi caso, me ha tocado atravesar la perdida de un sobrino recién nacido que tuvo solamente tres meses de vida, falleció luego de dos operaciones a corazón abierto. Fue un caso de uno en un millón había nacido con un problema de miocardiopatía congénita. Y un 16 de diciembre se fue, le habían puesto como segundo nombre León por su fuerza y valentía. Mi familia entró en shock, nadie comprendía el porque del suceso y el de su deceso, hubo ira, enojo, discusiones sin sentido, exigencias sin argumentos, culpas y negación del hecho, en ese momento todo era inexplicable.

Allí la familia se había quebrado, mi hermano y mi cuñada decidieron apartarse de todos y hacer su proceso.

Por mi parte y el de mi familia optamos el silencio y la angustia que quemaba por dentro, y tomé el rol de sostener a mi madre en varías ocasiones.

El soltar este dolor, permitirlo sentirlo era imposible había un arraigado pensamiento tóxico que conllevaba a la no aceptación entonces se optó por el sufrimiento incansablemente.

La gran mayoría, parte de las expectativas creadas por uno mismo antes del suceso, las ilusiones del que vendrá y lo que esta por nacer, era el primer Hijo, primer sobrino, primer nieto, el amor que iba recibir de todos, los momentos que se habían pensado que iban a pasar, y se iban a vivir, los regalos, las fiestas, su crecimiento, su edad, sus cambios, sus etapas, todo.

Se había generado tantas cosas, todo eran pensamientos grabados antes que naciese, cuando nació y se dio el parte de médico en Neonatología de su caso, todo estallo en llanto irremediable, por miedo a que suceda lo que no queríamos que sucediera, fue una causa genética en el momento de su codificación, pero no entraré en detalle sobre esto porque es muy técnico.

La aceptación empieza cuando te dejas de preguntar el porque, empiezas a aceptar la situación, lo acontecido, y el soltar es sentir esa emoción con todo nuestro amor para dejar todas esas ideas, ilusiones, y toda culpa que se haya creído y que se albergó en nuestra mente, porque una vez que se trasciende desaparecerá, porque en realidad nunca han existido, sólo podía ser más que una ilusión creada por nosotros mismos.

Es muy importante vernos a nosotros mismos y reconocer nuestras emociones ante lo acontecido, trascender nuestra parte no la del otro.

Es necesario liberarse de culpas ajenas, si sentimos culpa por algo que no tiene que ver con nosotros sino con las limitaciones o exigencias del otro, entonces deberemos de soltar dicho remordimiento que no es real. Sólo debemos comprender que lo acontecido tuvo que suceder y nosotros debemos ver que nos toca a cada uno, de comprender lo que la vida quiere que debamos de aprender para incorporarlo a nosotros, es un trabajo interno muy intenso, muy al paso de uno, el tiempo que nos lleve comprenderlo para trascenderlo dependerá de nosotros, el tiempo es relativo. Y que si eso no se logra, puede derivar en pensamientos más adictos al sufrimiento con consecuencias a despertar enfermedades que ahí es el siguiente paso para sernos conscientes de lo que nos estamos haciendo a si mismos ya que nosotros la hemos creado.

La enfermedad puede ser de varias maneras o puede ser manifestada de distintas formas en el cuerpo, en el fin de los casos es otro trabajo de aceptación, y otro estado de consciencia que deberemos de realizar, donde todo tiene su inicio y es la no decisión de soltar esa emoción que fue llevada por un pensamiento nuestro. En otro articulo hablaré un poco más sobre las enfermedades.

Cada una de las experiencias vividas, incluso las pérdidas tiene un aprendizaje que debemos de incorporar a nuestra vida, la comprensión se hace siempre desde el amor que eso conllevará a descubrirte aún más que por ahí te termine marcando con un nuevo propósito, y también comprenderás que tus seres queridos viven en ti y que la vida siempre seguirá su camino siempre.

Se aprende a vivir con lo acontecido incorporando el aprendizaje detrás de la experiencia vivida, sin limitaciones, ni condicionamientos, deberemos sentir esa intensidad con todo nuestro amor para poder comprenderlo, cuando logremos eso, empezaremos a soltar las riendas hacía nuestra libertad, donde sólo se halla la paz y la armonía interna.

 

Gracias por leerme, cualquier consulta puedes escribirme y con todo el placer te responderé. Feliz día para ti, que no se te olvide que eres luz!

 

Acerca del autor: admin

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.